El agua es siempre un arma de doble filo para los animales. Les atrae pero les asusta, les gusta pero mejor si no la tocan. En general la mayoría de los animales suele mojarse y disfrutar con el líquido elemento; excepto la comunidad gatuna que no tiene todavía muy arraigada esta costumbre. Son como siempre los felinos los que dan la nota de discordia.

Sin embargo, en esa línea suya de elegancia y diferencia con los comunes mortales han encontrado una solución para pasárselo en grande con el agua sin tener que sufrir o acabar empapados. He aquí la magnifica actuación de este gato con el agua congelada, está tan fascinado como nosotros viéndolo. Seguro que debe impactarle el hecho de no poder coger los peces, para él será un reto pero para el resto esta puede ser una escena casi hipnótica.

gato-hielo-peces1

La naturaleza puede llegar a ser muy divertida y no solo por el cambio de estado del agua, sino por la relación que establecen entre ellos las diferentes especies.

Esto es solo algo parecido a lo que debemos provocar nosotros cuando nos peleamos por la cola en el supermercado, salimos a cazar imaginarias criaturas fantásticas con nuestro móvil o nos ponemos a llorar porque no nos han concedido el último capricho.

gato-hielo-peces2

Todavía podemos aprender mucho de la naturaleza y sus habitantes. Sobre todo podemos descubrir nuevas formas de divertirnos tan sencillas y eficaces como la que ha descubierto este gato.

Fuente: wimp.com