Cualquier persona que supera una barrera u obstáculo es un ejemplo a seguir. Es un ejemplo de valentía y fuerza. Para Chelsie Hill no estaba en sus planes tener un accidente de coche y quedar paralizada de cintura para abajo, pero eso no la detuvo.

Tenía entonces 17 años y había quedado en silla de ruedas, cuando toda su vida se había dedicado a bailar de forma profesional. Durante más de una década había estado bailando en competiciones, era su pasión y su sueño.

Sin embargo, gracias su determinación y fuerza, sus planes solo se alteraron ligeramente. Cuenta que “al principio pensé, bueno, cuando alguien rompe un hueso, se cura“. Pero eso es porque “realmente no entendía la gravedad de mi situación, no sabía que significaba que no iba a volver a andar“.

En esa situación, dos años después de dejar el hospital, fue cuando decidió organizar espectáculos de danza con mujeres en silla de ruedas. Así nació la idea de crear un grupo de baile: el Rollettes, que anteriormente fue el Team Hot Wheels y Walk and Roll.

Y aunque dice que “hay cosas que por supuesto extraño poder sentir: saltos y patadas y retrocesos” cuenta que cuando está actuando se siente igual de bien que antes. Cuando estás mujeres están en el escenario no sienten la silla de ruedas. Son mujeres bailando con todo su corazón. Su puesta en escena del tema Where is the love? va a resultarte, cuanto menos, inspiradora.

Fuente: Rolletes Dance Team

Summary
Una mujer en silla de ruedas bailarina
Article Name
Una mujer en silla de ruedas bailarina
Description
Cuando tenía 17 años quedó en silla de ruedas, pero eso no le impidió seguir con su deseo de bailar. Su historia es increíble.
Author
Publisher Name
la Nube de Algodón
Publisher Logo