No hay nada como tener que ir al médico sin querer. Pero peor todavía es que encima te lleven a la fuerza y sea al veterinario. Entonces no hay escapatoria posible, por mucho que te quejes.

Aunque en ambos casos es por nuestro bien, hay que reconocer que no es para nada una experiencia agradable. A casi nadie le gusta verse rodeado de agujas, medicamentos y batas blancas.

No nos gusta a los humanos y mucho menos a los animales. Ellos, que no saben a lo que se enfrentan, tienen miedo de todo lo desconocido y así nos lo hacen saber. Esta pareja de hermanas, que están en el veterinario, son un claro ejemplo de ello.

Conscientes de donde se encuentran, a estas gatitas solo les queda tranquilizarse y consolarse. Entre los hermanos siempre hay un momento en que toca calmar al otro. Eso es justamente lo que pasa con estas gatitas.

Una de ellas no deja de tranquilizar y consolar a su hermana. No es para menos, es una situación hostil que requiere cariño y valentía. Eso sí, a nosotros nos deja una escena llena de ternura:

Fuente: Cats & Kittens

Summary
Un gato que consuela a su hermana
Article Name
Un gato que consuela a su hermana
Description
Estos dos gatos han tendido que visitar al veterinario. Ninguno quiere estar ahí, así que solo les queda consolarse y tranquilizarse.
Author
Publisher Name
La Nube de Algodón
Publisher Logo