La elefante Sao Noi vio cómo rescataban a su amiga Sontaya tras haber pasado años siendo usada para llevar turistas en su lomo. Sontaya, libre por fin de esa enorme crueldad, fue trasladada en un camión hacia la reserva para elefantes Boon Lott’s Elephant Sanctuary (BLES) de Sukhothai, en Tailandia. Sao Noi siguió a su amiga con la mirada y con la esperanza de ser liberada también de ese sacrificio que había hecho durante años con los turistas de la zona.

En un principio, el dueño de las elefantas no dio el permiso para que ambas ingresaran en la reserva, por lo que Sao Noi se quedó a las puertas de la libertad y sin su amiga.

elefante_rescatado

Casi toda una vida llevando como pasajeros a los turistas en Tailandia provocó que ambas elefantas estuvieran desnutridas y abatidas. Estos trabajos forzados dejaron a ambas extremadamente delgadas, se podían ver sus costillas, además de su pronunciada columna vertebral y de los huesos de la cabeza.

elefante_rescatado2

Y no solo eso, cuando son pequeños, a los elefantes destinados al trabajo como Sao Noi y Sontaya se les obliga a someterse y su ánimo se destruye poco a poco. La silueta de ambos elefantes demuestra que no han sido muy felices.

Para su traslado se pensó en todo y se preparó, además de comida, mantas para cubrir su delgada figura, agua y un cubre vientos.

elefante_rescatado7

Después de ver cómo Sontaya se recuperaba y era feliz en su nuevo hogar, el dueño decidió que también daría el permiso para que Sao Noi pudiera estar junto a su amiga y recuperarse de una vida sirviendo a los turistas.

elefante_rescatado3

Después de la decisión, Sao Noi deberá pasar algo más de 30 horas de viaje desde el campamento donde está hasta llegar a BLES, la reserva de elefantes donde le espera su amiga Sontaya, más feliz de lo que nunca ha sido.

elefante_rescatados4

Pronto Sao Noi podrá disfrutar también de baños, paseos, comida y agua suficientes junto a su amiga de aventuras.

elefante_rescatado8

Esta es la vida de los animales que son utilizados como atracción turística. Por favor, ayúdanos a difundir esta historia para ayudar a crear conciencia y conseguir que todo el mundo se niegue a ser partícipe de este negocio.

Fuente: The Dodo / Fotos: Boon Lott’s Elephant Sanctuary – BLES