Aunque la niña no podría ser más adorable, no ha hecho falta más de un segundo para que le roben todo el protagonismo. Nadie esperaba que ocurriera eso, pero en mitad de su hazaña en la nieve un perro eclipsa a esta pequeña. No es un can cualquiera, sino la estrella de todos los animales.

Su forma de entrar en escena es tan genial que podría convertirse en un líder de masas. Su particular paso debería hacerse famoso, no podría ser más divertido. Este can demuestra una vez más que los animales saben cómo ganarse a cualquiera en cuestión de segundos.

Quien convive con animales sabe de sobra cuán divertido puede ser el día a día con estos genios de cuatro patas alrededor nuestro. Sobre todo cuando hay niños en casa la convivencia no podría ser más beneficiosa. No solo por la alegría y los valores que aportan los perros, sino por el respeto que aprenden a tener a los animales y la naturaleza.

Algo que por desgracia es más necesario de lo que creemos. Quizá con una educación mayor y mejor de los más pequeños se podrían evitar desgracias como la de este niño, que ha matado a un flamenco. 

El respeto a los demás seres vivos con los que compartimos mundo es algo fundamental. No solo debería enseñarse en casa, sino que los colegios deberían participar también para conseguir este objetivo.

Fuente: AFV