Nos encantan esta clase de pedidas porque que mezclan una gran idea, con un escenario sencillo, poco presupuesto y un resultado inmejorable.

No hace falta preparar un gran evento ni gastarte mucho dinero para demostrarle a tu pareja que la quieres y que te gustaría pasar el resto de tu vida con ella.

En este caso, tenemos a unos novios dentro de un potomatón. Ella se prepara para las diferentes capturas sin ser consciente de que su novio está a punto de pedirle matrimonio.

¿Le dirá que sí?