Un ingrediente tan socorrido como el hojaldre da infinidad de posibilidades. Se puede incluso usar para dulce o salado, para postres, aperitivos o comidas y cenas. Es sin duda uno de los ingredientes más versátiles de la cocina. Aunque usamos esta masa en la mayoría de los hogares, quizá sean pocos los que podrían nombrar estas cuatro recetas hechas con hojaldre.

La variedad y la facilidad de estos platos va a enamorarte. No importa si no eres un gran cocinero, incluso si no te gusta mucho cocinar esto va a gustarte. Solo necesitamos un horno, algo de tiempo y unos cuantos ingredientes aparte del hojaldre.

Molinillos de mermelada y queso

Cortamos el hojaldre en cuadraditos, y a su vez les hacemos cuatro cortes empezando por cada esquina, tal y como aparece en la imagen. Sin llegar a rajarlo del todo echamos en el centro un pegote de crema de queso y un poco de mermelada, la que más nos guste.

Usando palillos mondadientes sujetaremos los cuatro cortes al centro como formando una flor o molinillo. Por último se baña en huevo con una brocha y se meten al horno, a 220 Cº durante 15 minutos y listo.

El aspecto que consiguen cuando se doran es realmente delicioso. Ya tenemos un aperitivo dulce a la par que salado para cualquier ocasión.

Huevo, verdura y jamón, una combinación explosiva

De nuevo cortado en cuadraditos agujereados por un tenedor empezamos nuestra siguiente creación untando un poco de queso. Añadimos verdura y encima una loncha de jamón york. Es entonces cuando lo horenamos a 220 Cº durante 10 minutos y lo sacamos. Una vez fuera ponemos encima de todos estos ingredientes exquisitos un huevo tal cual sale de la cáscara.

Volvemos a hornear durante 10 minutos más y el huevo quedará hecho e integrado en el increíble pastelito que nosotros mismos hemos creado. Si sabe igual que se ve va a ser un triunfo seguro.

Bocaditos de queso parmesano

A la plancha entera de hojaldre se echa sal y especias a tu elección (orégano, hierbas provenzales, albahaca). Además del queso, claro. Se parte en largas tiras, que después se cubren con la propia masa. El resultado tiene que ser algo parecido a lo que vemos en la imagen.

Usando una bandeja de repostería para muffins de horno (y engrasándola primero) colocamos en cada agujero uno de estos bocaditos que bañamos en huevo.

Después metemos a hornear y listo. El queso se derrite en el interior creando una auténtica imagen para deleitranos la vista y el gusto.

Saquitos de fruta

Como en todas las recetas anteriores disponemos la masa de hojaldre en cuadrados que rellenamos con fruta, al gusto. Cerramos el saquito y le hacemos unos cortes en la superficie. Después espolvoreamos un poco de azúcar moreno por encima y ponemos a hornear.

La fruta se deshace con el calor del horno, el hojaldre se tuesta y el aspecto queda de película. No podría ser más sencillo conseguir un manjar como este.

Para no perder detalle en la elaboración de estas delicias dejamos el vídeo explicativo. Toda tu familia y amigos van a estar encantados de que hayas visto este vídeo.

Fuente: Bon Appétit