La mayoría de nosotros hemos visto bonsais, pueden gustarnos más o menos pero sabemos que no es cosa fácil. Llevan unos cuidados especiales y necesitan cierta atención. No es para menos, ya que en Japón los bonsai som considerados una forma de arte japonés que utiliza árboles crecidos en pequeños recipientes. Prácticas similares existen en otras culturas, incluyendo la tradición china de penjing de la que se originó el arte y los paisajes vivos en miniatura de Vietnam hòn non bộ.

En particular, esta tradición japonesa se remonta a más de mil años en el país del sol naciente. Sin embargo ahora podemos encontrar amantes de los bonsais en todo el mundo. Incluso existen jardines y museos dedicados a esta forma de arte tradicional.

Sin necesidad de salir en busca de uno de estos museos aquí hemos recopilado 15 ejemplos que ilustran a la perfección lo que supone crear y cuidar un pequeño bosque en tu salón.

No le falta ningún detalle a este pequeño bosque portátil

 

Si no viéramos el contexto realmente podríamos creer que se trata de un bosque

La variedad de hojas y especies es tanta como a tamaño real

Incluso puedes añadir caminos o piedras a tu creación particular

El efecto final es precioso

Son pequeñas muestras de lo que existe en el mundo al alcance de tu mano

Intercalarlo con macetas y plantas comunes también da un buen resultado

E incluso incorporar pequeñas figuras

Algunos colores de estos bonsais son maravillosos

Igual que la forma que tienen de crecer

Todo requiere mucha atención y cuidados

Aunque los resultados bien merecen pasar por el proceso de cuidado de los bonsais

Mirándolos puedes imaginar que estás en otro mundo

Parecen pequeños, pero realmente pueden llegar a crecer bastante

Esta claro que es todo un arte

 

 

Fuente: Twisted Sifter