El día 21 de Marzo es el Día Mundial del Síndrome de Down y nosotros queremos rendirles nuestro pequeño homenaje con el fin de que todos aprendamos un poquito más sobre este síndrome que tenemos tan presente. Es esencial otorgarles la autonomía e independencia individual que se merecen, especialmente a la hora de tomar sus decisiones, para que puedan expresarse, ser escuchados e integrarse plenamente en la sociedad.

Desde 2011, la Asamblea General de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) designó el 21 de marzo como día para celebrarlo cada año con la intención de aumentar la conciencia social sobre el Síndrome de Down. Según esta misma organización, es importante recordar públicamente la dignidad, la valía y las contribuciones de las personas con este síndrome como promotores del bienestar y diversidad de sus comunidades.

A continuación, hemos recopilado 10 curiosidades que probablemente no conocías sobre este síndrome, entre las que incluimos tres increíbles historias de superación que sin duda te emocionarán.

1.  ¿De dónde viene el término “Down”?

Down significa literalmente en inglés “abajo”, pero este síndrome no se llama así porque su capacidad intelectual esté por debajo del resto, sino por el nombre de su descubridor, el médico, John Langdon Down. Este fue el primero en describir esta alteración génetica en 1856.

2. Cromosoma 21

El tipo más común de síndrome de Down es el denominado trisomía 21, resultado de un error genético que tiene lugar muy pronto en el proceso de reproducción celular.

Para entender mejor este proceso, primero debemos saber que el óvulo y el espermatozoide contienen, cada uno de ellos 23 cromosomas , de tal forma que al unirse producen una nueva célula con la misma carga genética que cualquier otra célula humana, es decir, 46 cromosomas divididos en 23 pares. Uno de estos pares determina el sexo del individuo y los otros 22 se denominan autosomas. Durante este complicado proceso es cuando ocurren la mayoría de las alteraciones que dan lugar al síndrome de Down ya que el par cromosómico 21 del óvulo o del espermatozoide no se separa como debe y alguno de los dos gametos contiene 24 cromosomas en lugar de 23.

3. Cociente intelectual

Hace sólo unos años se pensaba que el cociente intelectual de la mayoría de las personas con SD se situaba entre 25 y 55, lo que equivaldría a un retraso entre moderado y severo. Se demostró que es un error total ya que estudios han demostrado que el CI de la mayoría se sitúa entre 40 y 70.

4. Millones en el mundo

El síndrome de Down es la principal causa de discapacidad intelectual y la alteración genética humana más común. En el mundo hay 6 millones de personas aproximadamente con síndrome de Down. 1 de cada 800 bebés que nacen cada año padecen el síndrome.

5. No es una enfermedad

El síndrome de Down no es una enfermedad sino una una anomalía genética. Por lo tanto, no requiere ningún tratamiento médico. Se produce de forma espontánea, sin que exista una causa de esta alteración genética sobre la que se pueda actuar para impedirlo.  Tampoco existen grados de síndrome de Down.

6. Tienen una gran capacidad de adaptación

No hay nada que les impida alcanzar el éxito. Los investigadores han descubierto que las personas con síndrome de Down tienen una gran capacidad de adaptación. Esto les permite tener éxito en el día a día y en las competencias laborales. Todas y cada una de las personas tienen potencial, especialmente aquellos con síndrome de Down porque, después de todo, han nacido con un pequeño extra.

7. Total autonomía

Como comentábamos antes es importante otorgarles la autonomía que se merecen y que ellos mismos demandan. El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

Es por ello que son capaces de vivir solos. Algunos adultos prefieren quedarse con la familia, pero otros disfrutan la libertad de independizarse. Es una decisión diferente de una persona a otra, pero en la gran mayoría de los casos no hay ningún fundamento para asumir que alguien con síndrome de Down necesitará asistencia siempre.

8. Katie Meade es la primera modelo de una marca de belleza

La estadounidense Katie Meade tiene 33 años y es la primera persona con SD en ser la cara de una campaña de una marca de belleza. La marca en cuestión es Beauty & Pin-Ups, que se dedica al cuidado capilar. A través de Best Buddies, ONG de la cual es embajadora global, que se dedica a promover amistades entre personas con discapacidad, conoció al director de la empresa. Este pensó en ella como imagen de su nueva línea llamada Fearless (valiente en inglés) por su valentía y coraje.

Meade nunca había modelado antes pero su amor por la moda le llevó a emprender este camino. Ella misma ha declarado: “Quiero que la gente sepa que la belleza nos pertenece a todos. Es divertido mostrarle a todos que si tienes una discapacidad, también puedes tener capacidades“.

9. Noelia Garella, la primera maestra con Síndrome de Down en Argentina

Noelia Garella tiene 31 años y lleva cuatro trabajando como maestra en una escuela de preescolar en Córdoba (Argentina). Desde enero de 2016, está a cargo de la clase de primer año del Jardín Maternal Jeromito. Es una de las pocas personas en el mundo con este síndrome que desempeñe un trabajo similar.

Noelia sufrió discriminación cuando era niña pero ahora destaca por su autoestima y optimismo a prueba de cualquier prejuicio. Ella misma recalca la importancia de la educación en los niños: “Yo lo que quiero es que lean, que escuchen, porque en la sociedad hay que escuchar“.

Toda su comunidad respalda su labor y luchan contra los problemas que se presentan desde algunas instituciones. La integración y naturalización con la que asumen su trabajo, tanto sus compañeros como los pequeños y sus padres es una enseñanza de vida.

10. Ángela Bachiller, la primera concejala española con SD

Ángela Bachiller se convirtió en Julio de 2013, con 30 años, en la primera concejala de una ayuntamiento español. Un hecho pionero en el país en cuestión de igualdad de oportunidades y un paso más adelante hacia la normalización de personas con discapacidad.

Estudió un grado de formación profesional y trabajaba como auxiliar administrativo desde hacía algunos años en el Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Valladolid, donde presentó su candidatura en las listas municipales por el Partido Popular.

Ángela, además de trabajar, es una chica inquieta y gustosa por aprender que estudia inglés y piano. Ella misma declaró: “No hay que preocuparse, sino ocuparse“.